Información
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.
Ir al contenido principal
seguros pyme

Asegura tu negocio

El sueño de cualquier emprendedor es construir un negocio rentable y que perdure con en el tiempo. Lograrlo requiere de organización, disciplina, una buena estrategia y constancia, lo que significa que gran parte de tus energías estarán enfocadas en lograr que tu negocio prospere.

Es importante que, si tu negocio está empezando, se está estabilizando o cuando te hayas consolidado como un empresario estable, tomes medidas para que tu actividad comercial no sufra de inconvenientes que se escapen de tu control. Para ellos existen diferentes tipos de alternativas, siendo los seguros los más comunes.

Los seguros son herramientas financieras que nos ayudan a reducir la incertidumbre económica frente al futuro. Se hacen tangibles firmando un contrato (póliza) con una institución financiera. Este documento establece que el cliente se compromete a pagar una determinada cantidad de dinero a cambio de recibir una compensación futura en caso de que ocurra algún accidente que ponga en riesgo su capital o bienes asegurados.

Es importante considerar que cualquier empresa es susceptible de sufrir algún tipo de daño en sus instalaciones, exponerse a sufrir algún tipo de robo o a padecer algún percance con clientes o trabajadores.

Aunque el riesgo es inevitable en el entorno empresarial, existen mecanismos que permiten reducirlos. Es importante tratar de integrar el riesgo en el proceso de planificación de decisiones en tu compañía dedicando tiempo y recursos a su análisis, estimación y control. Asegura tu negocio para evitar sufrir pormenores que pueden hacer peligrar tu participación en el mercado.

Tipos de riesgos

Existen diferentes tipos de riesgos que pueden afectar tu actividad empresarial. A nivel macro, podemos identificar al menos dos de suma importancia para toda entidad:
1. Riesgos económicos o financieros

Son aquellos que impiden asegurar el resultado final de la actividad comercial de tu empresa. Están determinados por diferentes factores, los cuales condicionan de forma negativa los números de la compañía.

Hay que considerar que este riesgo no siempre está determinado por la falta de una gestión eficiente dentro de la empresa. Existe un riesgo mercado que está vinculado a circunstancias que tu empresa no puede manejar, como catástrofes o crisis económicas generalizadas.

Dentro de esa categoría, también podemos hablar del riesgo país. Un país puede ver perjudicada su capacidad de pagar los créditos que solicita debido a la inestabilidad económica, provocando que una empresa estable no pueda cumplir con el deber de pagar sus deudas con el exterior debido a que el país restringe la salida de capitales.

Ante este tipo de riesgos, la idea es que tu empresa prepare estrategias enfocadas a mitigar estos riesgos que son ajenos al control de las compañías. Sin embargo, en caso de que estos riesgos se conviertan en una realidad, una buena táctica podría traer dividendos positivos para tu empresa.

2. Riesgos operacionales

Se refieren a las pérdidas financieras en las que puede caer tu empresa debido al factor humano o ante eventualidades causadas por factores externos. Implica errores en los procesos internos, en los sistemas tecnológicos y los daños económicos debido a eventos que pueden alterar el buen funcionamiento de la empresa.

Los riesgos en los procesos internos implican pérdidas vinculadas con operaciones mal ejecutadas o mal diseñadas que pueden provocar la suspensión de servicios. Aspectos como las evaluaciones equivocadas de contratos, incumplimiento de plazos y presupuestos establecidos, entre otros, son algunos claros ejemplos de riesgos en procesos internos.

Si tu empresa necesita de tecnología o sistemas de información para su funcionamiento, existe el riesgo en los sistemas técnicos y de información, entendidos como las posibles pérdidas que provocan los vacíos en la seguridad informática, errores de ejecución de plataformas o violaciones a la confidencialidad.

Los riesgos derivados por eventos externos corresponden a situaciones ajenas a la empresa y que alteran su normal desarrollo. Es aquí donde se agrupan incidentes como desastres naturales, atentados, actos delictivos y fallas en los servicios públicos, entre otras.

Coaching Financiero

  • Resolvemos tus dudas y te ayudamos de manera personalizada: 01 800 388 8761

 

coaching microllus

¿Cómo evitar los riesgos?

Los riesgos deben formar parte de la gestión diaria de tu empresa. Debido a que tu compañía está inserta en un entorno donde reina la incertidumbre, todas las operaciones de tu negocio pueden sufrir alguna circunstancia que signifique peligro y que amenace su funcionamiento. 

Pero tranquilo, puedes evitar sus efectos aplicando lo que se denomina gestión de riesgos a la administración de tu negocio. Esta actividad está enfocada en mitigar el impacto negativo que puedan tener en tu empresa circunstancias que están dentro y fuera de tu control. Implica la evaluación del riesgo, desarrollar estrategias de desarrollo para controlarlo y, lo más importante, mitigar sus efectos destinando parte de tu presupuesto. 

Proteger tus activos y bienes mediante seguros es una de las maneras para lograr este objetivo.

Seguro Crédito PyME

El desarrollo de las micro y medianas empresas es un fenómeno creciente. Actualmente, existen más de 4 millones de entidades comerciales en México, que en su mayoría corresponden a PyMEs. Levantar una pequeña o mediana empresa requiere contar con un capital que asegure su estabilidad y permanencia en el tiempo. Una buena manera de garantizar esto es solicitar a una entidad bancaria el llamado Crédito PyME. 

Con este servicio financiero diseñado para satisfacer tus necesidades comerciales, puedes proyectarte en el tiempo financiando el capital de trabajo de tu negocio a corto y mediano plazo, adquirir activos fijos o equipamiento, así como realizar remodelaciones para mejorar tus servicios y reducir los riesgos financieros al afrontar de mejor manera retos imprevistos y la volatilidad del mercado.

Seguro de empresa

Estos seguros mitigan los daños que pudieran afectar al inmueble y a los bienes que estén al interior de este. Los seguros de empresa ofrecen servicios destinados a brindar una protección personalizada de tu patrimonio comercial. Es así como tus bienes y activos se encontrarán protegidos de cualquier accidente ocasionado por eventualidades de la naturaleza como terremotos o inundaciones, accidentes que involucren incendios, rayos, explosiones o daño en la maquinaria del equipo.

Este tipo de seguros pueden ser contratados tanto por el propietario o arrendatario del inmueble, así puedes tener la protección que necesitas.

Seguros de Autos para Empresas

Existen algunas unidades de negocio que cuentan con flotas de vehículos necesarias para las operaciones diarias de la actividad económica de la empresa. Estas flotas de autos se suman a los activos de la empresa donde debes reducir el riesgo. 

Anualmente, en México hay, miles de accidentes de tránsito en zonas urbanas cada año. Pese a esta cifra, solamente alrededor del 27% del parque vehicular nacional se encuentra asegurado.

Un seguro de auto es una buena manera para proteger tu flotilla y evitar que las pérdidas desestabilicen tu comercio con gastos no programados. Generalmente, es posible asegurar flotillas de hasta 50 vehículos (autos, camiones y motocicletas). Además, en caso de ser necesario, podrías contar con un Servicio de Atención de Siniestros en caso de ser necesario.

Algunos servicios a los que puedes optar en este tipo de seguros hechos a tu medida son los daños a la carga y/o materiales, el robo total de tu mercancía y los gastos médicos de los ocupantes de los autos que sufran accidentes, entre otros productos. 

Seguros de vida

Este instrumento financiero da cobertura en caso de fallecimiento del asegurado.  Es posible obtenerlo a través de un contrato anual y pagará a los beneficiarios una suma de dinero previamente acordada en la contratación.

Una duda que siempre está presente en la mente de los empresarios es cuál es el mejor momento para contratar un seguro de vida. Por extraño que parezca, la respuesta es sencilla, pues la decisión de compra no debe rodear la cuestión monetaria y sí la responsabilidad de protección familiar, que siempre es necesaria.

Sin una previsión adecuada de un seguro de vida, nuestra familia se podría ver enfrentada a tomar decisiones apresuradas sobre el patrimonio y puede ayudar a solventar las dificultades derivadas de la partida. 

Parte del negocio

Sin duda que es una mejor alternativa prevenir antes que lamentar. Si no te anticipas de manera a las circunstancias que puedan amenazar tu negocio, las pérdidas pueden ser mucho más grandes de lo que crees.

No es tiempo de imprevistos: asegura tu negocio hoy y disfruta de la tranquilidad que requieres para realizar tus operaciones comerciales.