BBVA Bancomer BBVA Bancomer
           

El sector hipotecario con menor dinamismo, después de un lustro sobresaliente.

PIB de la Construcción crecerá 1.4% en 2017, la edificación será clave para mantenerlo en terreno positivo.

•    Se consolida la desaceleración del sector de la construcción ante menor actividad en la edificación, tanto residencial y como comercial.
•    El sector vivienda podría crecer menos que la economía, debido a un estancamiento en el empleo mejor remunerado, menor crecimiento en el ingreso real y el freno a la caída de las tasas hipotecarias.
•    Los proyectos para construcción de vivienda disminuyen, en respuesta al incremento en las tasas de interés y altos costos de insumos, pero también por menor cantidad de subsidios para vivienda.
•    La reactivación de la obra civil podría apoyarse en la reforma energética y proyectos a través de las Asociaciones Público-Privadas, que sería tres veces más a lo ejercido en 2016, lo que significará un monto aproximado de 46 mil millones de pesos solo en las regiones más dinámicas del país.


En su Informe Situación Inmobiliaria México, correspondiente al primer semestre de 2017, BBVA Bancomer estima que el sector construcción y el mercado de vivienda tendrán un desempeño menor que la economía en su conjunto en este año. Durante 2016, el proceso de desaceleración comenzó a ser visible con menor demanda por crédito hipotecario y una contracción paulatina, tanto en el subsector de la edificación, por menor construcción de vivienda, así como en la obra civil, cuyo desempeño se mantiene en terreno negativo por las reducciones en el gasto público y en donde la participación de la inversión privada, aunque cada vez más importante no ha sido suficiente para evitar la desaceleración.


El crecimiento de 1.8% del Producto Intreno Bruto (PIB) de la Construcción en 2016, aunque moderado, se explica por menor actividad en el subsector de la edificación, que representa poco más de dos terceras partes y en donde la producción residencial y productiva acentuaron su desaceleración en el segundo semestre. La demanda de insumos, también comenzó a disminuir por sus elevados precios. Sin embargo, el valor de la producción de las constructoras todavía se ubicó en terreno positivo durante 2016 y se espera que siga así en 2017, aunque a tasas mucho más moderadas, toda vez que la edificación de inmuebles productivos creció entre el 5 y el 10% durante el segundo semestre, mientras que la edificación residencial lo hizo a ritmos más estables, cercanos al 4% en promedio. Ante estas mismas condiciones, el crecimiento en 2017 sería de 1.4%.


La obra civil estuvo en terreno negativo durante todo el año y así lo estará en 2017. Este subsector, que en la década pasada se había constituido como una herramienta contracíclica en períodos de recesión económica, se ha mantenido rezagada desde 2012. La mayor parte de la contracción se debe a una paulatina reducción en el presupuesto destinado a la infraestructura, en donde las áreas energéticas y de comunicaciones, que son las de mayor participación han sido las más afectadas. En el caso de las primeras, la caída en los precios del petróleo, que se intensificó en 2014 afectó directamente la producción y con ello los recursos para inversión de la principal compañía del país.


La inversión en infraestructura energética disminuyó más de 5% en 2016, en donde la construcción de oleuductos y gasoductos se convirtió en la principal actividad, impulsado por mayor demanda de gas natural. Tanto Pemex como la Comisión Federal de Electricidad (CFE) disminuyeron sus montos destinados a capital físico y obras en proceso. Por otra parte, dentro de la infraestructura en comunicaciones, los caminos y puentes, que han representado alrededor del 60% del valor los últimos siete años ha disminuido casi 40% entre 2010 y 2016.


En 2017, el Presupuesto de Egresos de la Federación contempla una mayor participación de las Asociaciones Público Privadas en tres veces más a lo ejercido en 2016. Los estados que obtendrán mayores recursos son: Estado de México, Tabasco, Guanajuato, Jalisco y Veracruz, que recibirán en conjunto alrededor de 46 mil mdp. Esto podría llevar a la recuperación de la infraestructura y, por ende, de la obra civil.
El sector hipotecario acentuó su proceso de desaceleración en el segundo semestre de 2016. El deterioro generalizado de la confianza del consumidor en lo que se refiere a bienes duraderos. Aunque las expectativas del consumidor de vivienda bajaron desde el mes de julio, inician 2017 positivamente. Esto se debió a un menor crecimiento del empleo mejor remunerado, que se combinó con un freno en la caída de las tasas de interés hipotecarias y un repunte de 45 pb al cierre del año, en línea con ligeros incrementos en las tasas de interés de largo plazo en el último trimestre.


El monto otorgado por los institutos de vivienda se contrajo 8% real por menor demanda de interés social. El Fovissste registró una disminución de 4%; mientras que el Infonavit lo hizo en 9.3%, ambos en términos reales. En particular, los incrementos en los límites máximos de crédito por parte del Instituto continuaron reorientando el financiamiento hacia los segmentos de más de cuatro salarios, por lo que ya más del 40% del total se destina a este subconjunto de trabajadores.


En la banca comercial, el crecimiento fue de apenas 1.7% en el monto real en 2016, atendiendo principalmente al mercado medio y residencial. Más del 80% de la masa del crédito se destinó a la adquisición de viviendas nuevas; mientras que el resto de los productos de crédito, tales como el pago de pasivos y liquidez perdieron dinamismo por la estabilización de las tasas hipotecarias, y mayor prudencia de los consumidores en solicitar financiamientos ante una mayor incertidumbre.

Por otra parte, la oferta de vivienda resintió con mayor fuerza el entorno económico actual, en gran medida por la transmisión monetaria a través de las tasas de interés de corto plazo, que se refleja fielmente en los créditos para la construcción, pero también por mayor dependencia hacia los subsidios por parte del gobierno federal a través de la Conavi, que se destinan en más del 80% a la adquisición de una vivienda nueva. En este sentido, se considera que se generó una distorsión por el lado de la oferta, toda vez que los subsidios deberían tener efectos únicamente en la demanda.


De acuerdo con los resultados de un modelo estadístico realizado por el área de Estudios Económicos de BBVA Bancomer, los márgenes de los constructores, medidos por la relación entre el precio y los costos de construcción residencial se incrementaron notablemente en 2014 y 2015, cuando los subsidios para vivienda sobrepasaron los 12 mil mdp anuales, cifra muy superior a la media histórica registrada desde 2008, que fue de 7 mil mdp. El beneficio del incremento de los subsidios incluso recuperó el valor de la construcción de las empresas edificadoras de vivienda, que a partir de 2014 pasó a terreno positivo después de casi cinco años con tasas de crecimiento negativas.


A pesar de lo anterior, el mercado hipotecario ha mostrado adaptabilidad en el camino hacia su parte más baja del ciclo económico. El número de proyectos para edificación de casas se encuentra en niveles de 300 mil y parece converger hacia el nivel de los inventarios, en alrededor de 250 mil unidades. Esta reducción en la oferta obedece a decisiones estratégicas y acertadas por parte de los constructores, que edifican solo lo que puede colocarse en el mercado y también beneficia el ritmo de apreciación de las casas. De acuerdo con el índice de precios de la vivienda de la Sociedad Hipotecaria Federal, en 2016 el valor de los inmuebles aumentó 7.4%. La expectativa de Bancomer para este año es de un crecimiento que estará más alineado a la inflación del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), de 6% anual, con un crecimiento del crédito hipotecario por parte de la banca de 1% en términos reales.

¿Dónde se puede encontrar la publicación?
La publicación “Situación Inmobiliaria” correspondiente al Primer Semestre de 2017 se realizó bajo la dirección de Carlos Serrano, Economista Jefe de BBVA Bancomer y el equipo formado por Samuel Vázquez, Fernando Balbuena y Gerónimo Ugarte, economistas especializados en el sector inmobiliario, además de contar con la participación del área de Escenarios Económicos de BBVA Research.
Esta publicación en español y su versión en inglés así como el resto de documentos elaborados por el Servicio de Estudios Económicos de BBVA Research pueden consultarse en la página de Internet .
http://www.bbvaresearch.com/category/geografias/mexico-geografias/

Ciudad de México a 12 de julio del 2017

Contacto:

Carmen Peña Álvarez

Comunicación Externa

Tel. 56 21 18 53

Acerca de BBVA Bancomer
BBVA Bancomer es la institución líder en México en cartera de crédito y captación, con un enfoque de innovación que le permite ofrecer servicios bancarios a 19.3 millones de clientes, a través de una sólida infraestructura integrada por 1,800 sucursales, 7,700 cajeros automáticos, 125,000 terminales punto de venta. Con una constante inversión en sus canales electrónicos cuenta con el apoyo de 29,300 corresponsales bancarios y el portal bancario de mayor transaccionalidad, con 2 millones de clientes anuales. El uso de la más moderna tecnología en el servicio de Banca Móvil para operaciones por medio del teléfono celular con 546 mil usuarios registrados. La Responsabilidad Social Corporativa es una constante en el negocio bancario y por medio de la Fundación BBVA Bancomer se fomenta la educación, la cultura y el cuidado del medio ambiente.