BBVA Bancomer BBVA Bancomer
           

México seguirá creciendo por encima del 3%, con inflación y costos de financiamiento anclados y un sistema bancario ajeno al contagio de riesgos externos, según 'Situación México' de BBVA Research

México, crecimiento por encima del 3% en 2012-13

  • México crecerá el 3.3% en 2012, mantendrá la inflación cerca del 4% y las tasas en niveles históricamente bajos en un escenario global de desaceleración.

  • La economía mundial se desacelera con crecimiento sostenido en EEUU, moderación en las economías emergentes y recesión en el área del Euro, cuya crisis financiera sigue siendo el principal foco de riesgo.

  • Inflación y costos de financiamiento históricamente bajos y estables y un sistema bancario ajeno al contagio de riesgos externos seguirán siendo fortalezas diferenciales de la economía mexicana.

  • Las perspectivas para la economía mexicana no están exentas de incertidumbres, entre las que se destacan el desempeño final que tenga la economía de EEUU y el potencial endurecimiento de las condiciones de financiamiento en las que se desenvuelve.

  • Todo lo que sea fortalecer el compromiso con los fundamentales de la economía mexicana, la certidumbre en la gestión de sus políticas macroeconómicas y su estabilidad nominal, contribuirá a mitigar los riesgos derivados del complejo entorno externo.

En los tres meses transcurridos desde la anterior edición de esta publicación se han confirmado las entonces incipientes tendencias del escenario económico global

En los tres meses transcurridos desde la anterior edición de 'Situación México' de BBVA Research se han confirmado las entonces incipientes tendencias en el escenario económico global. Así, se confirma el desacople entre un EEUU que seguirá creciendo en 2012 a tasas superiores al 2% y un área del Euro que se encamina hacia la recesión. También los datos muestran la desaceleración en el conjunto de las economías emergentes, afectadas por un entorno externo menos favorable pero con el soporte del margen disponible de unas políticas de demanda que serán más acomodaticias. Finalmente, también se ha confirmado que la principal incertidumbre del escenario económico global está en el área del Euro. Esta zona, aunque con avances, sigue sin encontrar soluciones para hacer consistentes para el conjunto las políticas domésticas, de modo que la iliquidez no lleve a la insolvencia financiera ante la falta de mecanismos que den responsabilidad compartida para los pasivos del sector público.

México seguirá creciendo, con inflación y costos de financiamiento anclados y un sistema bancario ajeno al contagio de riesgos externos

En el entorno global descrito, la economía mexicana puede haber crecido en 2011 cerca del 4% con una inflación y unos costos de financiamiento en mínimos históricos y un tipo de cambio que en promedio se apreció por segundo año consecutivo. Un balance positivo para un entorno complejo que creemos que se mantendrá en lo esencial en 2012 y 2013, con crecimientos de la actividad que promediarán una tasa superior al 3% en el bienio y una inflación que seguirá siendo un ancla para unas condiciones de financiamiento de la economía que no deberían ser restrictivas dada la disponibilidad de liquidez global por el papel de la FED de EEUU y el manejo responsable de las políticas macroeconómicas en México. En este escenario, el sistema bancario seguirá siendo un elemento de fortaleza diferencial para México ya que por su regulación, organización y niveles de capitalización no tiene exposición a las fuentes de incertidumbre externa y podrá seguir manteniendo su capacidad de concesión de crédito a la demanda solvente.

Un panorama relativamente favorable para la economía mexicana no está exento de riesgos, al alza y a la baja, con una probabilidad de ocurrencia más elevada en los bajistas

Entre los primeros, y aparte de un crecimiento en EEUU que termine superando las expectativas, o de un repunte del gasto público en consumo e inversión mayor del previsto por el impulso de final de sexenio, se puede señalar el que finalmente no se registre la prevista desaceleración del gasto en consumo e inversión de hogares y empresas. Dada la evidencia disponible, damos una probabilidad reducida a que se registre un aumento autónomo, independiente del de la demanda externa. En primer lugar por la elevada apertura externa de la economía mexicana, no sólo en actividades industriales sino también en las de servicios. Pero es que además, el continuado descenso de la remuneración real del empleo, especialmente en el total del mercado laboral, a pesar del descenso de la inflación, no resulta consistente con un crecimiento basado en mejoras de productividad más que en la cantidad de demanda recibida desde el exterior.

Entre los riesgos bajistas, aparte de un descenso no esperado de la demanda procedente de EEUU, se destacan dos: la sequía y un endurecimiento más allá de lo previsto de las condiciones de financiación en las que se desenvuelva la economía

En cuanto al primero de los riesgos, no parece a priori que la falta de lluvias vaya a suponer un impacto bajista cuantitativamente relevante en el crecimiento de 2012. El impacto de la menor disponibilidad de agua es un menor volumen de producción y unos mayores precios, tanto por la menor cantidad obtenida de producto como por los mayores costes que suele implicar la falta de agua de lluvia. Sin embargo, como se ilustra en la publicación, la relación entre pluviosidad, Valor Añadido Bruto (VAB) del sector primario y precios de consumo es muy acotada, incluso más en precios que en actividad. En este sentido, el continuado encarecimiento relativo de la canasta básica respecto al total de la canasta del INPC, con mayor peso relativo de productos procedentes del sector primario, se produce a la vez que un aumento de los precios de producción de este tipo de productos, también mayor que el conjunto del INPC. Ello tiene un impacto regresivo en la distribución de la renta dado que la población con ingresos más bajos tiene en promedio una cesta de consumo, la canasta básica, sesgada hacia productos alimenticios. Factores ligados a una peor evolución relativa de la productividad del sector primario pueden estar detrás de este comportamiento de sus precios relativos. Y más dado que los precios de producción del sector, previos a los costes de distribución y comercialización, crecen a tasas más elevadas que el conjunto de precios de producción doméstica y que los precios de consumo.

El entorno externo puede endurecer las condiciones de financiamiento, por lo que la estabilidad nominal doméstica ha de mantenerse para evitar el freno de la actividad

Una de los factores que están contribuyendo al favorable desempeño de la economía mexicana es el haber conseguido el anclaje de las expectativas de inflación en niveles históricamente bajos y estables, lo que junto a la falta de presiones de la demanda ha reducido significativamente el traspaso al consumidor final de los cambios de precios relativos tan relevantes como por ejemplo el tipo de cambio. Esta situación favorece un círculo virtuoso que impacta sobre las expectativas de los agentes, su ingreso disponible y por lo tanto en el acceso al financiamiento, así como en la capacidad de concesión de crédito del propio sistema bancario. En algunos segmentos del mercado de crédito, especialmente en el no intermediado (no bancario) en dólares se observa un tensionamiento de las condiciones de financiamiento ligado al aumento de la prima de riesgo global, no a dudas sobre variables domésticas como por ejemplo las perspectivas inflacionistas. No pensamos que exista una probabilidad relevante de que la menor producción doméstica de determinados productos alimenticios pueda suponer un riesgo sobre las expectativas de inflación, aunque la tasa anual del INPC pueda superar holgadamente en estos primeros meses de 2012 el 4%. Sin embargo, como se ilustra a partir de los resultados obtenidos en un reciente Observatorio Económico de BBVA Research1 , existe una relación de influencia en ambos sentidos entre tasas y variables macroeconómicas, pero especialmente intensa y positiva desde inflación a tasas de interés e intensa y negativa desde tasas de interés a actividad.

En síntesis, todo lo que sea fortalecer el compromiso con los fundamentales de la economía mexicana, la certidumbre en la gestión de sus políticas macroeconómicas y su estabilidad nominal, contribuirá a mitigar los riesgos derivados de un entorno externo complejo.

1 "Crecimiento, inflación, fondeo y curva de tasas de interés: impacto en ambos sentidos ", disponible en Internet en la página web de BBVA Research.

México D.F. a 13 de febrero del 2012

Acerca de BBVA Bancomer
BBVA Bancomer es la institución líder en México en cartera de crédito y captación, con un enfoque de innovación que le permite ofrecer servicios bancarios a 19.3 millones de clientes, a través de una sólida infraestructura integrada por 1,800 sucursales, 7,700 cajeros automáticos, 125,000 terminales punto de venta. Con una constante inversión en sus canales electrónicos cuenta con el apoyo de 29,300 corresponsales bancarios y el portal bancario de mayor transaccionalidad, con 2 millones de clientes anuales. El uso de la más moderna tecnología en el servicio de Banca Móvil para operaciones por medio del teléfono celular con 546 mil usuarios registrados. La Responsabilidad Social Corporativa es una constante en el negocio bancario y por medio de la Fundación BBVA Bancomer se fomenta la educación, la cultura y el cuidado del medio ambiente.