BBVA Bancomer BBVA Bancomer
           

Mejora el crecimiento en el segundo trimestre apoyado por el gasto público y un aumento moderado en la demanda proveniente de EE.UU.

La inflación alcanzará su mínimo histórico al cierre del año por debajo de 2.7%: BBVA Bancomer

  • Se estima que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2015 será de 2.5% desde el 3.5% considerado previamente.

  • La revisión al crecimiento es resultado de: (i) una débil demanda externa ante el deterioro de la economía de EE.UU. en el primer trimestre; (ii) una disminución en la producción petrolera; y (iii) un menor gasto público en la segunda parte del año.

  • Es necesario fortalecer la demanda interna a fin de equilibrar los motores del crecimiento.

  • La implementación de las reformas debe continuar de tal forma que se pueda alcanzar un mayor crecimiento económico en los siguientes años, que en el mediano plazo podría llegar al 4.0%.

  • Se espera que la desaceleración en EE.UU. sea transitoria ante las mejoras en el empleo y una baja inflación, que compensaría la menor demanda externa.

La institución financiera prevé a nivel global una recuperación desigual entre geografías. En Europa se intensifica la mejora, mientras que en Latinoamérica y Asia el crecimiento pierde fuerza. En EE.UU. se espera que la desaceleración sea transitoria puesto que el consumo privado compensaría la apreciación del dólar y el freno de la demanda externa. Entre los riesgos para el panorama económico mundial destacan la falta de un acuerdo en Grecia y el impacto en los países emergentes del inicio del ciclo de aumento de la tasa monetaria en EE.UU.

En el caso de México, si bien hacia delante se espera un mayor dinamismo de la actividad económica con respecto a 2013-2014 (1.8% en promedio), se revisa a la baja la previsión de crecimiento para 2015 de 3.5% a 2.5%. El motor principal del crecimiento seguirá siendo el impulso de la demanda externa por el mayor ritmo de aumento de la actividad económica de EE.UU.

Tres factores explican principalmente la revisión a la baja en la previsión de crecimiento: i) la tendencia decreciente de la producción de petróleo; ii) a pesar de la depreciación del peso, las exportaciones manufactureras han mostrado un menor dinamismo al esperado por la relativa debilidad del sector manufacturero de EE.UU.; y iii) el consumo y la inversión públicos tienen una contribución al crecimiento más baja a la esperada.

Esto en parte debido a la demora o reprogramación de diversos proyectos de infraestructura y a la reducción del gasto público esperada para el segundo semestre de 2015 a fin de cumplir con el recorte presupuestario anunciado (0.7% del PIB). Se estima que estos factores poco propicios para el crecimiento seguirán presentes en 2016 con lo que el crecimiento del PIB en ese año se situaría en torno a 2.7% anual.

En el sector laboral en México se ha llevado a cabo por parte de las autoridades un programa de formalización de empleo que ha resultado muy exitoso, lo que se observa en un aumento muy importante en el número de trabajadores registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Por otra parte, los bajos niveles de desempleo que se observan en la economía han ido acompañados por un aumento en el número de personas que han decidido mantenerse al margen del mercado laboral, lo que podría ser un foco de atención considerando que al estar fuera del mercado laboral por un periodo prolongado las posibilidades de reintegrarse a él se reducen y que el bono demográfico para el país generado por las personas que alcanzan la edad de trabajar se diluye.

Las perspectivas de mediano plazo del crecimiento económico no cambian. Las reformas podrían contribuir a alcanzar un crecimiento en torno a 4.0% en el mediano plazo toda vez que se estima una recuperación del precio del petróleo que permitiría que la reforma energética siguiera su curso y el sector público continuara con su importante plan de infraestructura.

La inflación general ha alcanzado su mínimo histórico en 2.88%, el cual se encuentra en línea con el objetivo del banco central de 3.0% +/- 1.0%, mientras que la inflación subyacente se encuentra claramente por debajo de dicho nivel en torno a 2.30%. A la baja inflación han contribuido la holgura en la economía, la reforma del sector telecomunicaciones que ha eliminado ciertas tarifas, la dilución del efecto del aumento de impuestos, y un desempeño favorable de los precios de los productos agrícolas. En este entorno se observa un muy bajo traspaso del tipo de cambio a los precios. De esta manera, se estima que la inflación permanecerá por debajo de 3.0% el resto del año.

La comunicación del Banco de México (Banxico) apunta a una sincronización de su política monetaria con el proceso de aumento de tasas de la Reserva Federal, pero la elevada holgura y la baja inflación en el país sugieren que el ciclo de subidas de Banxico debería ser más lento que el de la Reserva Federal. De esta manera se prevé que Banxico ajuste al alza su tasa de referencia a 3.25% y 4.00% al cierre de 2015 y 2016, respectivamente.

Ahora bien, ante la incertidumbre que existe del inicio preciso del aumento en la tasa de referencia en EE.UU. es de esperar que la tasa monetaria en México tenga su ajuste de forma posterior, en particular considerando que las condiciones de la economía mexicana no sugieren la necesidad de realizar un ajuste de manera temprana.

Los mercados financieros en México continúan siendo influenciados principalmente por las variables que tienen un peso directo en la decisión futura de aumento de la tasa monetaria en EE.UU. (i.e. datos de empleo, inflación, comunicación de la Reserva Federal).

En relación con el peso mexicano, a pesar de que se estima se encuentra subvaluado en el nivel actual de 15.4 pesos por dólar (ppd), su alta persistencia alrededor de este valor, y el contexto de futuros aumentos en la tasa de fondos federales en EE.UU. hacen prever solo una ligera apreciación (hacia 14.8-15.0 pesos por dólar) en la medida que la incertidumbre sobre la subida monetaria de la Reserva Federal se diluya y el mercado perciba que el ciclo de subidas será lento.

En relación con las tasas de interés de la deuda gubernamental mexicana de largo plazo, el escenario más probable sigue siendo una tendencia al alza en sintonía con las tasas de largo plazo en EE.UU. y la tasa monetaria en México.

¿Dónde se puede encontrar la publicación?

La publicación "Situación México" correspondiente al Primer Trimestre de 2015 se realizó bajo la dirección de Carlos Serrano, Economista Jefe de BBVA Bancomer, y de Arnoldo López, Economista Principal de Análisis Macroeconómico México de BBVA Bancomer y el equipo formado por Javier Amador, Iván Martínez, Javier Morales y Juan Carlos Rivas economistas encargados de la elaboración de la publicación, además de contar con la participación del área de Escenarios Económicos de BBVA Research.

Esta publicación en español y su versión en inglés, así como el resto de documentos elaborados por el Servicio de Estudios Económicos de BBVA Research, pueden consultarse en la página de Internet: http://bbvaresearch.com

México D.F. a 18 de junio del 2015

Contacto:

Carmen Peña Álvarez

Comunicación Externa

Tel. 56 21 18 53

Acerca de BBVA Bancomer
BBVA Bancomer es la institución líder en México en cartera de crédito y captación, con un enfoque de innovación que le permite ofrecer servicios bancarios a 19.3 millones de clientes, a través de una sólida infraestructura integrada por 1,800 sucursales, 7,700 cajeros automáticos, 125,000 terminales punto de venta. Con una constante inversión en sus canales electrónicos cuenta con el apoyo de 29,300 corresponsales bancarios y el portal bancario de mayor transaccionalidad, con 2 millones de clientes anuales. El uso de la más moderna tecnología en el servicio de Banca Móvil para operaciones por medio del teléfono celular con 546 mil usuarios registrados. La Responsabilidad Social Corporativa es una constante en el negocio bancario y por medio de la Fundación BBVA Bancomer se fomenta la educación, la cultura y el cuidado del medio ambiente.